Atrévete a viajar a través de las colinas de Nilgiri

0
234
colina de nilgiri

La Reina de las Colinas, Ooty, es un destino veraniego conocido por sus colinas verdes y exuberantes y su clima agradable que predomina durante la mayor parte del año.

En medio de las colinas talladas, una maravilla arquitectónica que tardó unos 45 años en nacer atraviesa el Nilgiris para llegar a Mettupalayam. Sigue leyendo para conocer más al respecto.

Montañas color crema, un lugar romántico

Las Montañas Nilgiri se han convertido actualmente en un punto de atracción turística para los viajeros que buscan un cambio refrescante.

Pintados en color crema y azul, los trenes que conforman la línea ferroviaria del Nilgiri Mountain Railway, llamados también “trenes de juguete”, aportan nada menos que un romántico escenario en las colinas de Ooty.

Especialmente cuando los inviernos disminuyen y el calor llega a muchas partes del país, este viaje hace parte del camino en la mayoría de los itinerarios de viaje de los turistas que visitan la región.

¡Atraviesa las montañas Nilgiri en tren!

Las locomotoras de vapor hacen un viaje de 46 kilómetros en un lapso de 4 horas y media, silbando a través de aproximadamente 9 estaciones y pasando por muchos terrenos rocosos, campos de arroz, viaductos exquisitos, bungalows impecables y hoteles Ooty impresionantes.

Los silbatos del tren han estado haciendo eco en la región desde el año 1899, cuando el primer tren de juguete partió de Mettupalayam hacia Coonoor y se extendió hasta Fern Hill y Ooty en 1908.

Es una experiencia mágica cuando el tren pasa por 16 túneles largos y cortos, 250 puentes con 208 curvas a lo largo del trayecto.

Las primeras cinco millas son a través de las llanuras, después de las cuales comienza el viaje real en el que, una vez el tren llega a la estación de la colina de Coonoor, caracterizada por tener una subida empinada, las enormes plantaciones de té dan la bienvenida a los turistas a su tierra.

Un viaje increíble

Cuando realices tu viaje por esta zona no olvides ver el diseño único de la estación de Coonoor construida con piedras una vez que llegues ahí.

Después de un corto viaje cuesta arriba, el tren llega al punto más alto del trayecto, el Fern Hill, ubicado a una altitud de 2.218 metros del suelo cuya estación es actualmente una casa de huéspedes abierta sólo para oficiales de alto nivel o personas con permiso especial.

Dado que las vías están demasiado cerca de la casa de descanso, las ventanas deben cerrarse cada vez que se bloquee el paso del tren. A partir de esta estación, las pistas comienzan a decaer hasta llegar a la hermosa ciudad de Ooty.

Belleza y majestuosidad en todas las panorámicas

Los momentos más emocionantes se hacen presentes cuando el tren atraviesa los puentes de vigas y las empinadas colinas verdes, en las cuales no querrás parpadear durante la mayor parte del tiempo para admirar por completo la belleza del paisaje.

No cabe duda que el viaje en el tren de juguete del Nilgiri Mountain Railway se sumará a la lista de momentos únicos que atesorarás durante toda tu vida tras haber finalizado el viaje, en el que también, tendrás la posibilidad de ver elefantes a corta distancia e incluso recoger flores en la ruta.

Aun después de tantos años, el encanto del camino no ha disminuido en absoluto, aunque, a pesar del deterioro presente en muchas estructuras que se desmoronan, los trenes de juguete siguen en buen estado, al igual que el diseño del cual estuvo a cargo el inventor suizo Riggenbach.

Como recomendación, asegúrate de llevar una cámara para que puedas captar la belleza y majestuosidad de algunas de las panorámicas más espléndidas, especialmente en los puentes entre Adderley y Kallar, así como una buena provisión de alimentos, ya que no hay sistema de catering en el tren.